La selección española peleará este domingo por el bronce, después de que Australia se impusiera en un partido con muchas alternativas, pero donde las oceánicas gestionaron mejor los minutos finales del choque.

Mucha intensidad en los primeros compases del choque, con un intercambio continuo de canastas, aunque las australianas se mostraron más acertadas en los primeros minutos (4-8). Lucas Mondelo tuvo que detener el choque ante el ataque de las oceánicas para intentar renovar ideas (5-11). España comenzó a soltarse y a acercarse en el marcador, lo que aprovechó Sandy Brondello para parar el partido y mandar las jugadoras banquillos (13-21). Era importante que la desventaja no fuera demasiado amplia al final de los primeros 10 minutos, por lo que España ajustó su defensa y aprovechó la ausencia de Cambage en pista para dejar el primer parcial en 15-23.

El segundo parcial lo arrancó España con muchas ganas de no dejar escapar el partido. Un triple de Queralt Casas fue el inicio de un periodo loco en el partido. Muchas imprecisiones, fruto quizás de los nervios, y muchas segundas acciones, pero las jugadoras españolas sabían lo que necesitaba el partido. Algo de pausa y que Australia no se escapara en el marcador. Alba Torrens sacó los colores a la defensa australiana con dos triples consecutivos que llevaron la locura al Santiago Martín y que dejaron el choque en empate (30-30), con tiempo muerto de Australia incluido. Cambage volvía a cancha para intentar resolver la situación, pero ni eso fue suficiente. Astou Ndour le dio la primera ventaja a España a falta de 15 segundos, antes de que Anna Cruz cerrara el parcial con ventaja para las españolas (35-34).

El tercer cuarto no varió mucho el final del primero. Marcadores ajustados, mucha intensidad y algunos errores. Fruto de esa intensidad defensiva España se metió rápido en bonus, ya que a falta de 5:23 (40-43) ya todas las faltas contras las españolas serían tiradas. Las de Mondelo no perdieron la filosofía de juego y siguieron con su idea de hacer daño a la defensa australiana desde el interior. Cambage se ganaba la primera reprimenda de los árbitros por interactuar con la grada, mientras las españolas no caían en la trampa de la pivot australiana. Tres tiros libres de Marta Xargay devolvían la ventaja a España (49-48), antes de que el Santiago Martín hiciera el resto. Las de Mondelo alcanzaban los siete puntos de ventaja (55-48) cuando Brondello paró el partido a falta de 34 segundos. El triple de Laia Palau terminó por hacer estallar las gradas y para poner la máxima ventaja del choque para las españolas (58-50).

Arrancó el último periodo con suspense. Parcial de 0-9 para las australianas y todo de nuevo igualado. Sería, como no, Ndour, quien rompiera la dinámica con un triple providencial para las españolas, pero después cometió su quinta falta dejando cojaslas opciones del interior. Cambage se ganó la técnica, Torrens resolvió el tiro y la propia Alba robó un balón para levantar de nuevo al Santiago Martín (64-61). Las faltas penalizaban a las españolas, que jugaron casi cinco minutos con con el peso del bonus en contra, mientras sus oponentes solo contaban con una falta en contra. En un final de infarto, dos pérdidas de balón fueron claves para que España se quedara fuera de la final con un regusto amargo, puesto que las jugadoras españolas lo tuvieron en la mano para meterse en la gran final. Este domingo, Bélgica será de nuevo rival para intentar lograr el bronce.

JORNADA FINAL

Final: Estados Unidos – Australia (20:00 horas)

Partido por la tercera plaza: España – Bélgica (17:30 horas)