Iris Junio, la jugadora más joven en disputar un partido de baloncesto de la máxima categoría en España, campeona de España y de Europa, nos dedica unas palabras sobre baloncesto femenino y la Copa del Mundo que se celebrará en septiembre.

Acabas de quedar campeona con la U20, es el cuarto oro consecutivo en esta categoría ¿sentían la presión de repetir éxito durante la concentración de la preparación?

Un poco sí, sabíamos que iba a ser un campeonato complicado y a eso se sumaba que el cuerpo técnico era nuevo y teníamos que adaptarnos entre todos, pero supimos llevarlo muy bien. El campeonato fue bastante difícil pero al final conseguimos el oro, fuimos mejorando partido a partido y al final conseguimos el objetivo.

Has sido MVP del torneo, ¿cuál crees que ha sido la clave para recibir esta distinción?

La verdad es que no lo sé, no me lo esperaba para nada. En los partidos que jugábamos no estaba cómoda. Conseguíamos la victoria como equipo y eso es lo más importante pero no me sentía contenta ni satisfecha con mi juego, no sé si estaba relacionado con un tema de confianza o quizás con las lesiones pero tenía la sensación de que podía hacer más. Creo que mis buenas actuaciones llegaron en los partidos contra Francia y en la final y por eso me dieron la distinción.

 

Debutaste muy joven en la máxima categoría, ¿lo viviste con nervios, con emoción con un poco de todo?

Era pequeña y no sabía lo que estaba a punto de conseguir, no tenía conciencia de que debutando iba a hacer historia, dicho esto entre comillas. Yo entrenaba con las mayores de forma habitual y aprendía de todas, me daban muchos consejos. El día que debuté estaba súper nerviosa, el entrenador se giró y dijo: Iris al campo, y yo me quedé sentada porque pensé que estaba equivocado. Cuando me lo repitió me puse en pie, estaba con muchos nervios, temblando pero a la vez muy contenta.

 

Has convivido con el primer equipo del CB Islas Canarias durante muchos años ¿cómo ves el baloncesto profesional femenino? ¿qué supone ser jugadora profesional?

No todas las jugadoras tienen la oportunidad de jugar en España como profesionales, sobre todo si eres muy joven. Hay equipos que esperan a que te formes para dar el salto a la competición. Para mí, el baloncesto profesional es complicado y a la vez divertido. Te tiene que gustar mucho para dedicarte profesionalmente, tienes que trabajar muchísimo en muchas cosas. Las jugadoras profesionales cometen muy pocos errores en ataque y en defensa, así que si quieres ser profesional y tener minutos tienes que invertir mucho trabajo. Tienes que demostrarle al entrenador que te mereces estar en la pista.

 

Tu madre fue jugadora y has estado en las pistas desde que eras pequeña ¿has crecido con algún referente en el mundo del baloncesto? ¿soñabas ser como alguien en concreto?

No, me lo han preguntado en varias ocasiones, que si tengo un ídolo, y no, no crecí fijándome en alguien. Lo que sí que hago es fijarme en acciones o detalles en concreto, veo las entradas de un determinado jugador y pienso: eso puedo practicarlo para ver si lo puedo hacer luego en un partido, o veo hacer algún reverso y me quedo con los detalles. ¿Sabes que pasa?, que de pequeña yo jugaba a baloncesto pero no veía mucho baloncesto porque lo que quería era ser mujer del tiempo. Luego, cuando superé la primaria lo de ser mujer del tiempo quedó atrás.

 

Este año cruzas el charco y saltas a la competición estadounidense ¿por qué te has decidido a emprender esta aventura?

Toda mi vida, bueno, en mis diecinueve años, desde que empecé a jugar he estado en el Spar Gran Canaria donde me ha pasado de todo y ese todo incluye hasta lesiones. He aprendido muchísimo con Domingo y Begoña pero ha llegado el momento de ver cosas nuevas. Quiero enfrentarme a equipos de otros lugares, enfrentarme con otro tipo de jugadoras, aprender un estilo de juego diferente. Es el momento de tener nuevas experiencias. Durante el octubre pasado pude visitar varias universidades como Florida y Arizona y me hicieron un planteamiento muy atractivo así que decidí ir a jugar a EEUU.

 

¿Con qué sueñas para tu futuro baloncestístico? ¿Cuáles son tus metas?

Pues ahora mismo, en lo que pienso es en ir poco a poco, terminar la carrera en Arizona y hacer buenas temporadas con mi nuevo equipo, quiero hacerlo bien durante los cuatro años. Más adelante, me gustaría ir con la absoluta aunque sea como jugadora invitada. Después de esto, quiero ver si puedo jugar en la WNBA, ese es el último de mis sueños, el último paso de mi planteamiento de futuro.

 

Sabes que la Copa del Mundo de Baloncesto femenino se celebra en Tenerife, ¿qué le dirías a las personas que aún no siguen el baloncesto femenino para que se acercasen a ver los partidos?

Les diría que tienen que dar oportunidades a deportes de los que no se hace tanto eco, no sólo estoy hablando de baloncesto, también de otros deportes femeninos.  Si van a la Copa del Mundo verán que las mujeres tenemos un juego diferente, otro tipo de juego. El baloncesto es un deporte muy divertido y se disfruta tanto fuera como dentro de la cancha, viendo o jugando un partido se pasa muy bien.

Animo a todo el mundo a que lo vean por la tele y que si pueden vayan a verlo en directo, necesitamos que nos vean, necesitamos salir más en televisión, tener más cobertura.

 

¿Hay alguna jugadora de la selección española que te resulte especialmente interesante a nivel deportivo?

Siempre me he fijado en Alba Torrens, porque las cosas que hace me recuerda, entre comillas, a las que hago yo. Su forma de ser en la cancha y jugar me recuerda a mí, me veo en algunas de sus cosas, quizá en su confianza, en el desparpajo. Creo que compartimos puntos comunes como jugadoras y espero que trabajando y mejorando muchas cosas pueda parecerme a ella como jugadora, alcanzar su nivel.

 

¿Qué te gustaría que trajese consigo este evento deportivo, qué quieres que deje en Canarias como legado?

Me gustaría que tras la Copa del Mundo den más oportunidades a las islas para que sean sede de eventos deportivos. Casi todo se hace en la península y las islas son un entorno ideal para traer competiciones, otras copas del mundo, campeonatos de la selección. Ojalá tras este evento lleguen a Canarias más eventos deportivos de cualquier disciplina.

 

¿Qué consejo le darías a una niña que aún está en categorías de base y quiere ser profesional?

Siempre me digo a mí misma y a mis compañeras cuando tenemos un bajón: tienes que demostrarle al entrenador que puede confiar en ti. Es un consejo que me doy mucho a mi misma, hacer que el entrenador confíe en ti, demostrarle lo que puedes hacer, y para ello tienes que afrontar los entrenamientos al 100%. En mi opinión, esta es la clave para dedicarte al baloncesto profesional, es la clave para que te conozcan, para hacerte un nombre.

 

¿Quieres añadir algo más?

Repetir que se animen, que vengan a ver la Copa del Mundo y a niños y niñas desde minibasket hasta junior que se apunten a jugar a baloncesto que es un deporte muy muy divertido.

 

Fotografías FEB