Naira Cáceres, actual jugadora de Butler Bulldogs y excanterana del CB Islas Canarias se acaba de coronar campeona de Europa U20 junto a su excompañera de equipo y MVP del torneo, Iris Junio.

  • ¿El oro ha sido complicado? ¿Había presión por los antecedentes?
  • Un poco de presión sí que había. Nos encontramos en pleno auge del baloncesto femenino, con este campeonato que acabamos de conseguir, España ha ganado el Europeo U20 de las últimas cuatro ediciones. Enfrentamos la concentración con responsabilidad, nos estábamos preparando para el oro pero en aquel momento quedaba aún muy lejos. No es que no nos lo esperásemos, pero aún lo estoy asimilando, aún no me lo creo.

 

  • ¿Qué te motivó para dar el salto a la NCAA? ¿Cuándo decidiste dar el salto a EEUU?
  • Cuando aún estaba estudiando bachillerato y viajaba de forma habitual con el Liga Femenina 1. La exigencia era altísima, para mí los estudios son súper importantes y quería cumplir tanto deportivamente como con mis estudios. Cuando estaba en el instituto tenía dificultades para compatibilizar estudios y alta competición, aunque mostrabas el certificado de deportista de alto rendimiento te encontrabas con problemas para mover un examen que coincidía con un viaje o con una competición. En Estados Unidos te facilitan compatibilizar el alto rendimiento con los estudios, los exámenes puedes ajustarlo con tus viajes y la competición.

 

  • En categorías de base jugabas más cerca del aro, de cara a tu vida profesional has cambiado a posiciones exteriores ¿lo has tenido siempre presente?
  • He evolucionado por cuestiones profesionales, yo sabía que iba a suceder esto. Cuando jugaba en Liga Femenina era muy consciente de que no era tan alta ni tan fuerte como para jugar en posiciones interiores. He trabajado mucho mi tiro exterior, especialmente el tiro de tres para poder ser una amenaza y generar situaciones posteriores de uno contra uno. Me ha supuesto muchas horas entrenando mi tiro para convertirlo en una amenaza real.

 

  • ¿Te han dado consejos las profesionales?
  • Sí, muchos consejos. Donde más aprendí fue en Liga Femenina, aprendí en el día a día, veías a profesionales que llegaban antes y se iban las últimas porque siempre estaban trabajando para mejorar. Entendías que su sueldo dependía de su trabajo y se lo tomaban muy en serio.

 

  • ¿Has tenido referentes?
  • Para mí Vega Gimeno es un referente. Jugué con ella en el Gran Canaria, su forma de juego y sus características son muy similares a las mías. Tiene las cosas muy claras dentro y fuera de la cancha, es una buena jugadora y es una buena persona. Distingue muy bien cuando se puede hacer una broma y cuando no.

 

  • ¿Cómo se vive el baloncesto universitario en EEUU?
  • Es una locura. A veces voy a un restaurante y cuando encienden la tele ves a gente que juega contigo. Aquí se están empezando a retransmitir los partidos de Liga Femenina en TDP, allí cuando llega el March Madness y la competición entra en su momento más fuerte todo el mundo lo vive como una auténtica locura, hay gente que conduce hasta 16 horas para ver los partidos.

 

  • En Septiembre se celebra en Tenerife la Copa del Mundo de Baloncesto Femenino. ¿Qué quieres que traiga contigo?
  • El tópico es que se traigan el oro, pero creo que no es lo más importante. Creo que es necesario que la gente se dé cuenta del nivel tan alto de jugadoras que tenemos. Espero que los medios den cobertura suficiente para que el baloncesto femenino siga haciéndose un hueco, que siga creciendo. Espero que sea un oportunidad para seguir luchando, no sólo en lo deportivo, también en los social.

 

  • Si tuvieses que recomendar a jugadoras de la base que se fijasen en una jugadora durante la FIBAWWC ¿a quién nombrarías?
  • A Marta Xargay, por su estilo, porque tiene las cosas muy claras. Cuando juega ves que es evidente que le gusta el baloncesto y lucha al 100% desde el minuto uno de partido.

 

  • ¿Qué consejo le darías a esas niñas que sueñan con ser profesionales?
  • Lo primero es que trabajen todos los días, el trabajo es fundamental. Lo siguiente es que no se pongan límites, literalmente, que no se pongan límites porque todo es posible si le pones el empeño suficiente. Yo sueño con la WNBA, Leti Romero y Astou Ndour ya está allí, son jugadoras que han jugado en mi club, que han salido del mismo club y ya lo han conseguido, ¿por qué yo no? No hay que ponerse techo nunca.

 

 

Fotografías FEB