Leonor Rodríguez, jugadora canaria habitual de la selección española, nos ha dedicado unos minutos para hablar sobre baloncesto femenino y la Copa del Mundo de Baloncesto Femenino que se celebra en septiembre en Tenerife. Esta estrella en la pista acumula experiencia nacional e internacional, cosechó durante su formación grandes éxitos con la selección española, con la selección canaria y con su club de formación, el CB Islas Canarias.

Tu foto de perfil en Twitter y tu tuit fijado en la parte superior de tu timeline hacen referencia a los Juegos Olímpicos y dice: Todo un sueño!!! ¿Las citas de carácter global donde se representan todos los continentes tienen un sentido especial para ti?

Personalmente, creo que los Juegos Olímpicos son muy especiales para cualquier deportista. Es algo que pasa cada 4 años, algo muy esperado, y en nuestro caso además se cerró la experiencia con una medalla, un auténtico sueño. Es cierto que durante las etapas de formación sólo vives uno o dos europeos y mundiales pero los Juegos Olímpicos tienen características especiales, de repente te ves compartiendo la Villa Olímpica con deportistas de todas las disciplinas y países. De pequeña veía los Juegos Olímpicos por la tele y ¡ahora estaba allí!

 

La Copa del Mundo de Baloncesto Femenino está a la vuelta de la esquina y se vivirá en Canarias, ¿que supondría para ti jugar en casa?

Inimaginable. Un mundial en casa no lo hemos tenido nunca. Pienso en saltar a la pista y se me pone la piel de gallina, ojalá esté entre las doce. Ahora mi misión es trabajar y merecérmelo. Hay muchas jugadoras españolas que se lo merecen, en España tenemos mucho nivel, hay jugadoras extraordinarias que se han quedado fuera porque somos muchas. El trabajo que se hace en clubes de cantera está dando sus frutos y cada vez lo tiene más difícil el seleccionador.

 

Quedaste campeona junior con el CB Islas Canarias en Puerto de la Cruz en 2009, con partidos recordados por tu despliegue anotador y por un mate de Astou Ndour que aún se mueve en redes. ¿Tienes más recuerdos de éxitos deportivos vinculados a Tenerife?

Sí, muchos campeonatos de Canarias, concentraciones de las selecciones canarias. Acabar la temporada regular en Gran Canaria y viajar a Tenerife a un campeonato de Canarias te permitía medirte con las mejores jugadoras del resto de islas, era cuando realmente podías ver tu nivel.

 

Hace un par de años te entrevistamos y hablaste sobre cómo se vivía el baloncesto en edades universitarias en Estados Unidos y cómo se vive en España, ¿crees que hemos avanzado, que vamos por el buen camino?

Vamos por el buen camino pero a un ritmo lento. Sí que hemos avanzado pero la hacemos poco a poco. Tenemos que apoyar mucho más a los y las deportistas en estas edades porque luego se les exigen resultados y, para eso, hay que facilitarles el entorno adecuado. El modelo de la UCAM empieza a generar ese apoyo que se necesita en el deporte para compatibilizar estudios universitarios y deporte de élite.

 

También decías en aquella entrevista que a nivel de condiciones profesionales, Europa ofrece una mayor estabilidad que Estados Unidos por las características de sus temporadas, ¿tras tu renovación con el Wisla mantienes esa idea?

Sí, la liga europea te ofrece nueve meses de competición frente a los tres meses de la WNBA. Por eso hay tanta jugadora americana que viene a jugar a Europa. Es una temporada más larga, se pueden disputar varias competiciones a la vez, se viaja mucho. Es mucho más interesante a nivel profesional.

 

Con la Copa del Mundo de Baloncesto Femenino se están realizando acciones paralelas, tú has participado en alguna de ellas, otras son charlas, otras de dirigen a familias o colegios. ¿Crees que conseguiremos que el baloncesto femenino tenga una mayor difusión? ¿Crees que es posible generar un antes y un después?

Yo creo que un antes y un después no, pero sí que se trata de un paso adelante. La labor se va notando, la gente me para por la calle para preguntarme que cuándo es la Copa del Mundo, se nota el interés.

 

Una gran parte de la afición del baloncesto de la isla no conoce a las jugadoras que vienen, no saben del gran talento que aterrizará en septiembre en Tenerife. Para ir abriendo boca, ¿qué jugadoras recomiendas seguir’ ¿quién nos va a dejar con la boca abierta si vamos a Youtube y buscamos sus jugadas?

Está claro que cualquiera de las jugadoras de Estados Unidos tienen mucha calidad, Maya Moore, Diana Taurasi, Elena Delle Donne… todas son un espectáculo pero, sinceramente, recomiendo poner un partido de la selección española para que realmente te enamores del baloncesto femenino. Es un juego muy humilde, muy de equipo, un juego centrado en el pase. Somos subcampeonas olímpicas y mundiales y es por algo. Tenemos mucho talento en nuestra selección.

 

En tus etapas de formación viviste campeonatos de España de selecciones autonómicas, ¿aprovecharás la Copa del Mundo para reencontrarte con tus excompañeras?

Bueno, ya he tenido reencuentros cuando estuve en el Cliníc para jugadoras y jugadores, me encontré con muchas exjugadoras. Se acercaban y me decían yo jugué contra ti de pequeña, tú me ganaste de 40 en un partido… El deporte une, no es necesario que quedemos, seguro que va a haber reencuentro.

 

¿Quieres decirle algo a las jóvenes jugadoras de base, a la gente que le gusta el baloncesto?

A la gente les animo a que vengan a los partidos, no vamos a defraudar. El baloncesto femenino está generando muchos éxitos, van a vivir algo único y muy especial. Teniendo referentes internacionales como Sergio Rodríguez, es el momento de seguir impulsando el baloncesto.

A las niñas recordarles que nada es imposible. Todas empezamos en una cancha de colegio, todas salimos de canchas pequeñas pero con trabajo se puede llegar al baloncesto profesional. El baloncesto es increíble y te ofrece cosas muy bonitas, cuando debuté en primera división, el primer balón que toqué me lo robó la pivot del equipo contrario e hizo un mate. Yo tenía unos 15 o 16 años y estaba alucinando con ese despliegue, no había visto nada así. Hoy esa jugadora es compañera de selección, es Sancho Lyttle. El baloncesto es imprevisible.