Nieves Anula, exinternacional y referente dentro del baloncesto canario nos habla de su trayectoria como profesional del deporte de la canasta y nos cuenta qué espera de la Copa del Mundo de Baloncesto Femenino que se celebrará en Tenerife del 22 al 30 de septiembre.

 

Exinternacional, llamada por la WNBA. ¿Cómo es pasar del baloncesto de máximo nivel a una vida más tranquila? ¿Tenías incertidumbre sobre tu futuro?

Por fortuna he jugado hasta que he querido (siempre digo hasta que me he divertido), y el día que dejé de jugar lo hice con serenidad por lo que se iba y con inmensa ilusión por lo que llegaba. Se abría un futuro que no podía saber dónde me llevaría, pero que estaba dispuesta a vivirlo con la misma emoción del pasado… empecé a recorrer un camino del cual me esperaba mucho; la Osteopatía. Y, cómo sucede pocas veces en la vida, me ha dado mucho más de cuanto me hubiera esperado al inicio.

Creo que lo importante no está en qué haces cuando lo dejas, sino en ser conscientes de que el baloncesto es un fantástico medio para vivir emociones y experiencias que muchas personas no viven en una vida entera, pero no es la vida, esa la vives cuando juegas y después de la misma manera.

  

Viviste una isla de Tenerife muy apasionada con el baloncesto femenino, menos equipos pero mucha pasión, ¿cómo ves ahora el deporte en la isla y en Canarias?

Todavía llevo muy poco tiempo aquí para hacerme una idea de como están las cosas. Por desgracia veo dinámicas “erróneas” (por no llamarlas de otra manera) que se repiten desde la época que yo jugaba en formación, cómo las luchas absurdas entre clubes o instituciones, en las que las únicas perjudicadas son las niñas…también sé de entrenador@s que coleccionan partidos donde el árbitro para el tiempo porque su equipo gana de más de 50 puntos, etc. Pero por otro lado veo niñas, entrenador@s y clubes con ilusión, garra y ganas de crecer juntos… espero poder apoyar en lo que esté en mi mano para que este último grupo sean un poquito más fuertes.

 

¿Durante tu trayectoria disputaste varias citas internacionales, cuáles son las más relevantes para ti? ¿cuáles recuerdas con más cariño?

Recuerdo muchas, pero me quedo con la primera; un amistoso contra Cuba (parecían más grandes, más fuertes, más rápidas y más todo), y la última en campeonato, la medalla de bronce del Europeo 2001.

 

Viviste una época de grandes cambios en el baloncesto español, ¿de qué cambios te sientes más orgullosa? ¿qué hitos son recordados como especialmente importantes?

Creo que todo empezó a cambiar con las Olimpiadas de Barcelona 92′. El programa ADO ha recibido muchísimas críticas y nunca sabremos si hubiera sido mejor hacerlo de otra manera, pero el tiempo dedicado a entrenar y a jugar contra los mejores equipos del mundo permitió a este grupo numeroso de jugadoras alcanzar un nivel de experiencia que no habrían podido alcanzar por separado y sin estos medios. Después de Barcelona, esta experiencia se vertió en las canchas del panorama nacional y se notó…

Luego llegó el cambio de generación… y tengo que decir que me gusta cuando veo jugar a las jugadoras de hoy con clase y desparpajo al mismo tiempo. El cambio físico es bonito de ver junto con la calidad técnica y la herencia de un baloncesto fundamentalmente táctico que deja a la jugadora la libertad de ser quien es, pero siempre dentro del equipo.

Y como orgullo…. quizá el habernos ganado la consideración del mundo deportivo a la vez que del mundo federativo. En mi época el papel de las jugadoras dentro de la Federación Española era casi inexistente, sea en ámbito deportivo, como técnicos, que como voz en las decisiones de organización de los campeonatos. Actualmente esto es muy diferente, no sé si existirán todavía diferencias, pero seguramente en nuestra época abrimos un camino que actualmente muchas jugadoras han seguido.

 

Todos los niños y niñas que practican deporte tienen sus referentes, sus modelos a seguir ¿cuáles han sido los tuyos? 

Generalmente no he tenido grandes modelos, sino que me he “nutrido” de la experiencia, la capacidad y los consejos de quien jugaba conmigo. Algunos de los años más bonitos y en los que aprendí más, los pasé en Canoe, jugando con niñas en equipos con una media de 18 años, mientras Yolanda García y yo teníamos 27 y nos llamaban “las abuelas”. Esas “niñas” me sirvieron de modelo en muchas ocasiones.

Mi modelo de entrenador fue sin duda Mariano Parra, y de jugadora, no por puesto sino por el carácter “Wonny” Geuer, gran jugadora de impronunciable apellido y Cathy Boswell, quien encarna la esencia de la deportividad y la calidad en una sola  persona.

 

Muchas de las niñas que juegan hoy sueñan con ser profesionales, a esas soñadoras, ¿qué les recomiendas? ¿cuál es tu consejo para ellas?

Por supuesto que sigan adelante con sus ganas, su ilusión y su esfuerzo en lo que sienten que sea su camino. No olvidarse nunca que es “sólo” una parte de la vida, pero igual que no sacrificaría otra parte de esta vida, cómo estudiar o ser humanos y honestos, por el baloncesto, nadie debería sacrificar algo que te llena, que te realiza y que te emociona como el baloncesto por algo que “debes” hacer. La clave está en conseguir llevar las dos cosas de la mano, y créanme SE PUEDE.

 

  

Si tuvieses que poner el foco sobre alguna jugadora por su espíritu de constancia y su forma de comportarse dentro y fuera de la pista, ¿quién sería? ¿quién es un ejemplo para jugadores y jugadoras?

Wonny Geuer, Cathy Boswell, Elynor Banks, Laia Palau, Yolanda García, Elisa Aguilar, … por fortuna hay muchas…

 

En Canarias, tendremos en la próxima temporada tres equipos en Liga Femenina 2, ¿crees que esto es un aliciente para las jugadoras de base?

Seguramente es una ventaja: ventaja actual, por la posibilidad de ver muchos partidos de buen nivel, y ventaja futura, como posibilidad de club en el que jugar. Pero casi todo se queda en nada si no conseguimos que las niñas se identifiquen con las jugadoras, iniciando porque tendríamos que ayudar a que fueran a ver los partidos, y esto es siempre un trabajo de club…. aunque no sea “mi” club el que juega, ir a ver los partidos es siempre algo que enriquece a “mis” jugadoras (admitiendo que se puedan decir “mis”…).

 

Existe una preocupación por la promoción y proyección del papel de la mujer en lo deportivo ¿cómo percibes el trato social y de los medios de comunicación ante mujeres deportistas de élite?

Hemos hablado últimamente bastante del tema de la integración de la mujer en la sociedad en general y en el deporte en particular. Estoy segura que el trato no es EQUO, pero tendríamos que definir este “equo” para no perder de vista el real objetivo. Lo fundamental no es que la presencia de mujeres y hombres sea “equa” como número, sino como oportunidades. Ninguna de nosotras quiere ser elegida para un cargo o ser nombrada en los periódicos sólo por ser mujer, sino por nuestras competencias. La igualdad no significa que seamos iguales, somos diversos ya como personas, imagínense como hombre y mujer, y esta diversidad es “bella” como dicen mis queridos italianos. Igualdad (en mi opinión) significa igualdad de oportunidades.

En este ámbito los periodistas tienen una gran responsabilidad, pues es imprescindible conocer a un deportista y un deporte para despertar curiosidad en las personas y el medio más efectivo son los medios de comunicación. Estoy convencida de que una campaña bien llevada en los medios de comunicación crearía mucho interés del público en cualquier deporte femenino SI LAS DEPORTISTAS SON COMPETENTES, y es un hecho ya ha demostrado en deportes como el tenis o el atletismo que gozan de visibilidad al disputarse muchos campeonatos concomitantes con los campeonatos masculinos. Una vez más, en este caso el problema sería la DIFERENCIA DE OPORTUNIDADES de llegar al público entre deporte femenino y masculino.

 

 En Tenerife, en septiembre se celebrará la Copa del Mundo de Baloncesto Femenino, un evento que pretende trascender lo deportivo y generar cambios sociales. ¿Qué te gustaría que trajese consigo un evento de este tipo?

Tengo una lista infinita de posibles cambios, las ideas no faltan. Sé que ideas no faltan tampoco a los organizadores, lo que probablemente faltan son algunos medios (probablemente económicos), alguna colaboración entre entidades, y empieza también a faltarnos un poco de tiempo para llevar a cabo las ideas.

Fundamentalmente la Copa del Mundo es un gran evento deportivo que tiene que estar bien organizado y en esto estoy segura que todo irá fenomenal. Otro aspecto importante es hacer que los partidos sean accesibles a la mayor parte de la población local (y me refiero a la canaria en general). Y por último, la oportunidad más grande que tenemos es la de utilizar la Copa del Mundo como un medio para dejar un legado en el deporte, en general, y en el baloncesto y baloncesto femenino, en particular.

Así que, por el momento “sólo” deseo que La Copa del Mundo no se quede “sólo” en un estupendo evento deportivo; sería una imperdonable pérdida de oportunidad. Nos lamentamos frecuentemente de nuestras dificultades como isla y es cierto que existen, pero si no sabemos utilizar un evento de esta importancia…